Especial.- ¿Te duele?, original del argentino César Brie, es una obra con un discurso que toma como base en el teatro físico, plantea de manera simbólica un combate de boxeo que durante una hora acorrala al espectador contra las cuerdas de sus creencias y posición ante ese grave flagelo que es la violencia de género.

La pieza fue seleccionada por Glenda Medina para participar en la sexta edición del Festival de Jóvenes Directores del Trasnocho Cultural, evento que por segundo año consecutivo se ve afectado por eventos sobrevenidos, en 2019 por la situación que se vivió en nuestro país con el Sistema Eléctrico Nacional y esta vez por la emergencia sanitaria que afecta al mundo entero a causa del Covid-19.

Si bien ¿Te duele? completó algunas funciones, lamentablemente ha sido la única que no ha podido escenificar las seis funciones que le corresponde a cada pieza participante en el certamen.

En este montaje a cargo de Glenda Medina el público asiste a un pugilato, no de manera metafórica. Sobre el escenario Mary Ann Moleiro (la mujer) y Teylor Plaza (el marido) se enfrascan desde los minutos iniciales en agresiones verbales y físicas injustificables por parte del hombre. En un ejercicio actoral bien acoplado, la pareja actoral se coloca guantes y pantaloncillos, elementos que aportan a la fluidez e impacto de un texto con argumentos inteligentes y contundentes que muestran cómo un feminicidio no siempre es un acto descabellado e impulsivo que responde a un momento de ira extrema, sino que a veces puede ser el resultado de una acumulación de situaciones del día a día en una relación tóxica. Una especie de muro que se revienta al no soportar una vaguada enorme.

La joven Medina, licenciada en Letras mención Artes Escénicas en la UCV, además de dirigir también es actriz, produce y hasta es docente en artes escénicas. Y aún no está claro si su pieza completa las funciones que le faltan en el sexto Festival de Jóvenes Directores, aunque lo más probable es que no, por las complejidades de ajustar toda la programación, más aún por la difícil situación que atraviesa nuestro país, y el mundo debido a la pandemia de Covid- 19.

-¿Por qué esta pieza y no otra?

-Siempre he creído que las obras de teatro llegan al artista. ¿Te duele? llegó para hacer consciencia de la violencia hacia la mujer, porque de verdad no sabemos qué pasa en esas casas. Llegó para ayudar a aquellas mujeres que pasaron o están pasando por esta situación, para acompañarlas y decirles que no están solas.

-Un teatro comprometido…

-El teatro es un lugar sagrado y mágico que permite colocar un problema sobre las tablas para que llegue de forma contundente y directa al público, logrando una toma de consciencia, un pensamiento crítico ante lo que ve. Hablar de la violencia de género es mi granito de ayuda ante tanto dolor que sigue aumentando en el país, teniendo este año casi un feminicidio por día.

-¿Dirigir te plantea un reto como artista?

-Totalmente, ha sido el reto más grande. Dirigir implica, primero, estar claro en el camino de la obra, qué se quiere y cómo se quiere decir, al tener esto, sigue hacerle entender a un grupo de personas la idea y que cada uno responda a las necesidades de la obra, desde la producción, escenografía, vestuario, maquillaje, etc. Uno se vuelve un capitán, tiene que estar pendiente de que todo este siempre dentro del lineamiento. Yo tuve la suerte de que el universo me entregó un grupo de ensueño, un grupo que confió y se enamoró de la obra tanto como yo, logrando todos un trabajo hermoso.

-¿Ser actriz es favorable o no a la hora de dirigir a otros histriones?

-Ser actriz es tan favorable, porque desde la dirección puedo entender a mayor profundidad el proceso y los problemas que pueden enfrentar los actores en el trabajo de creación. Todo el proceso se vuelve más cercano, comprensible y fluido.

-¿También dirigir una comedia clásica o ligera estaría en tus planes?

-En un futuro puede ser, todo tiene su tiempo y su espacio perfecto para darse. Si llega, agradecida y entregada a ese proceso.

-¿Te gustaría algún día incursionar en la escritura teatral?

-Completamente. He podido escribir algunas cosas que no han salido a la luz, porque todavía me falta seguir aprendiendo y estudiando, pero me encantaría poder ver en el futuro todo lo que vaya creando desde la escritura en escena.

-¿Sientes que existe nuevo talento en las tablas venezolanas?

-Sí, es bello ver el nuevo talento que ha surgido en el teatro venezolano, creando cosas diferentes e innovadoras. Somos un grupo de jóvenes que queremos quedarnos en el país. A pesar de la situación, queremos seguir creando, imaginado, jugando y sintiendo la libertad que dan la tablas. No queremos detenernos.

Cortesia Correo del Orinoco T/ Eduardo Chapellín-L.J.G.C. F/ Cortesía Glenda Medina.