Nueva York, 09/03/2020.- Asumir el compromiso de avanzar hacia la igualdad de género fue la propuesta central del texto aprobado por el principal organismo de la ONU para la promoción de los derechos de las mujeres.

La CSW (Comisión de Estatus de la Mujer) adoptó una declaración política que respalda la plataforma de acción de 150 páginas adoptada por 189 países en la conferencia de mujeres de Pekín en 1995.

La comisión esperaba que 12.000 personas de los 193 países miembros de la ONU vinieran a Nueva York para su reunión anual. Sin embargo, se pospuso el evento principal para una fecha futura debido a la propagación del nuevo coronavirus. Para adoptar la declaración celebró un evento reducido con los participantes con sede en Nueva York.

El anuncio fue recibido con beneplácito, pero las diversas organizaciones que trabajan por los derechos de la mujer también hicieron un llamamiento para que se emprendan acciones más urgentes y efectivas.

Cambio urgente

“Siglos de discriminación, patriarcado arraigado y misoginia han creado una enorme brecha de poder de género en nuestras economías, nuestros sistemas políticos y nuestras corporaciones”, dijo Antonio Guterres, el secretario general de la ONU.

Expresó que la declaración y la plataforma de Pekín “definen la agenda global más completa y transformadora para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”.

Acciones audaces

La plataforma de Pekín pidió acciones audaces en 12 áreas para mujeres y niñas, incluida la lucha contra la pobreza y contra la violencia, garantizar que todas las niñas reciban educación y colocar a las mujeres en los niveles más altos de negocios y gobierno, así como en las mesas de paz.

La declaración reafirma el documento y la plataforma de acción de Pekín. También expresa su preocupación porque “el progreso no ha sido lo suficientemente rápido o profundo”. Además, se compromete a tomar “medidas concretas para garantizar la implementación completa, efectiva y acelerada” de la hoja de ruta.

Temas espinosos

Las discusiones mostraron algunos temas álgidos. Uno de ellos fue la definición de la familia. Los tradicionalistas insistieron en que se debe circunscribir a una madre, un padre y sus hijos. Mientras algunos países  también quisieron incluir a las familias LGBT.

Otro fue sobre cómo mencionar la salud y los derechos sexuales y reproductivos para las mujeres. Al final, las referencias directas a ambos temas se eliminaron en la declaración.

Varios países se quejaron de que la nueva declaración dejaba de lado una referencia a la histórica resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la mujer, la paz y la seguridad, adoptada en 2000.

Ese texto pide que las mujeres sean incluidas en los puestos de toma de decisiones en todos los niveles de la construcción de la paz.

Los participantes dijeron que Rusia era un oponente clave al decir que era un problema para el Consejo de Seguridad.

Un camino por recorrer

Guterres dijo a la Comisión que las mujeres todavía son superadas en número 3 a 1 por los hombres en los parlamentos, que ganan solo 77 centavos por cada dólar obtenido por sus pares masculinos y que algunos países están retirando las leyes que las protegen de la violencia, mientras que otros están reduciendo el espacio para su participación ciudadana.

Agregó que el acceso de las mujeres a los servicios de salud sexual y reproductiva está lejos de ser universal. “Debemos retroceder contra el retroceso”, afirmó el secretario general.

Se requiere un mayor esfuerzo

Women Deliver, una organización defensora mundial de la igualdad de género y la salud y los derechos de las niñas y las mujeres, acogió con beneplácito la declaración política de la ONU  con motivo del vigésimo quinto aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer.

“La igualdad de género es fundamental para el desarrollo inclusivo y sostenible, y la realización de la Plataforma de Acción de Pekín es un medio necesario para llevarnos allí. No podemos alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible sin aplicar una fuerte perspectiva de género a toda la agenda de desarrollo”, dijo Susan Papp, directora gerente de Políticas y Abogacía en Women Deliver.

Por su parte, la Federación Internacional para la Planificación Familia  mostró su complacencia por la declaración política sobre igualdad de género adoptada por la ONU. Pero advirtió que 25 años después de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de Pekín se necesitan “medidas aceleradas y urgentes”.

La organización expresó que se requiere un lenguaje “más fuerte”  en temas como el empoderamiento económico de las mujeres, la violencia sexual y la salud: “En particular, la referencia a la salud y los derechos sexuales y reproductivos, cuya realización impacta en todos los aspectos de la vida de las mujeres, adolescentes y niñas, no se incluyó en el texto”.