Nueva York, 07/11/2019.- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó este jueves la violencia y acciones de trato inhumano contra la alcaldesa del municipio de Vinto, en Cochabamba, Bolivia, Patricia Arce Guzmán, quien fue retenida por un grupo violento de la derecha, quienes le cortaron el pelo y echaron pintura roja, para luego obligarla a caminar descalza en medio de insultos hasta el río Huayculi.

En un despacho del Centro de Noticias de la ONU, el organismo rechazó, además, las agresiones contra mujeres, hombres, jóvenes y niños; quienes han sido víctima de racismo por parte de la derecha boliviana, a través de prácticas discriminatorias hacia los ciudadanos que tienen rasgos indígenas.

Ante esta situación, la ONU instó a las autoridades bolivianas a garantizar los derechos humanos de los ciudadanos y los exhortó a actuar de manera correcta para prevenir hechos violentos, por lo cual recomendó la reducción de tensiones políticas de manera inmediata.

“Hacemos un llamado al diálogo como única vía para evitar más muertes y recuperar la paz”, agregó el Sistema de Naciones Unidas en Bolivia.

Los hechos contra la alcaldesa se centra en los actos de vandalismo y manifestaciones alentadas por la derecha boliviana tras las elecciones del pasado 20 de octubre, donde el candidato opositor Carlos Mesa, denunció un supuesto fraude.

Ante esto, el ministerio de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, denunció el pasado domingo que el país está en curso una “estrategia golpista” que pretende desconocer los resultados de los recientes comicios, en los que Evo Morales Ayma obtuvo 47,08 % de los votos frente a 36,51% de Mesa.

Fuente AVN.