Río de Janeiro, 28 jul (EFE).- Cientos de mujeres negras marcharon este domingo en Río de Janeiro para protestar contra el racismo y reivindicar su lucha, con un especial recuerdo para la concejala Marielle Franco, asesinada en marzo de 2018.

La protesta tuvo lugar en la orla de la turística playa de Copacabana y concentró a alrededor de unas 500 personas, en el marco de las actividades para conmemorar el Día Internacional de la Mujer Negra Latinoamericana y Caribeña, que se celebró el pasado jueves.  Bajo el lema «Mujeres Negras Resisten», reivindicaron sus derechos y denunciaron el racismo, el machismo y otras formas de violencia contra ellas, en la que ha sido la quinta edición de la marcha en la capital fluminense.

«¡Paren de matarnos!», exclamó a Efe Claudia Vitalino, de 50 años, quien clamó contra los altos índices de violencia que sufren las mujeres negras, en comparación con las blancas, en un país cuya población es mayoritariamente afrodescendiente.

Los índices de feminicidio están creciendo en Brasil el doble entre las mujeres negras e indígenas que entre las blancas, según recientes estudios académicos.

Manueli Batista viene del interior de estado de Río y esta es la tercera vez que participa en la Marcha de las Mujeres Negras de Río.

«Es un acto político extremadamente importante, no solo es de las mujeres negras, si no también de todas aquellas que comparten nuestras causas, que denuncian el racismo y el machismo, respetando el protagonismo de las mujeres negras», explica a Efe esta asistenta social de 26 años.

Dice que la marcha sirve para «fortalecerlas» y unirlas en «una sola voz», aunque recordó que la lucha contra el racismo «son todos los días».

La protesta también sirvió para mantener vivo el recuerdo de la concejala y defensora de derechos humanos, Marielle Franco, asesinada la noche del 14 de marzo de 2018, cuando transitaba en un coche por el centro de Río de Janeiro, tras participar en un acto político.

Las autoridades brasileña detuvieron en marzo pasado a los dos supuestos autores materiales de este doble asesinato, aunque por el momento nada se sabe sobre quién mandó matar a Franco y a su chófer, Anderson Gomes

En la protesta de este domingo, los participantes, en su mayoría mujeres, exigieron más respuestas y reivindicaron la figura de la activista para que no caiga en el olvido y se transforme en una mera «estadística».

«Entendemos que fue un asesinato político, pero también que hay otras ‘marielles’ y que no se puede huir de la lucha», afirmó Manueli Batista.

(Fuente Agencia de Noticias EFE – Fotos: Diario Por Esto, EFE, The Clinic.cl)