Caracas, 30/06/2020.- Venezuela ratificó su posición histórica de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para dirimir la controversia sobre el territorio Esequibo.

Así lo dio a conocer la vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, durante declaraciones ofrecidas desde el Palacio de Miraflores, en nombre de la Comisión Presidencial para la Defensa del Esequibo, al momento de pronunciarse sobre la “audiencia telemática” en la cual la CIJ decidió estudiar, de forma preliminar, su competencia y jurisdicción en el caso de la demanda unilateral impuesta por la República Cooperativa de Guyana contra Venezuela.

De esta cita resultó que “por un lado se ratificó la posición de Venezuela y por otro lado Guyana insiste en su absurda e insólita solicitud unilateral” subrayó Rodríguez, al tiempo que informó que Venezuela presentó los fundamentos sobre el memorándum referente al tema que han sido “ampliamente referidos y reconocidos, haciendo alusión a la partes”.

Fundamentos de Venezuela

En primer lugar fue citado el convenio y aplicación del Acuerdo de Ginebra,  suscrito el 17 de febrero de 1966 para alcanzar una solución práctica y satisfactoria a la controversia territorial con una serie de mecanismos políticos y pacíficos para evitar un potencial conflicto bélico, de inestabilidad entre los países que disputan el territorio.

El segundo fundamento se basa en la interpretación exacta del artículo 4.2 del Acuerdo de Ginebra  de 1966, donde bajo ningún concepto, se puede obligar a alguna de las partes a acudir a la CIJ sin su consentimiento y establece además que los mecanismo de negociación política y pacifica deben ser progresivos y sucesivos.

Negociaciones interpuestas por Venezuela

A lo largo de los años, Caracas ha estado dispuesta a establecer negociaciones que conlleven a una solución pacifica en torno a la disputa territorial del Esequibo, siempre basada en los preceptos establecidos en el Acuerdo de Ginebra de 1966, entre los cuales se encuentran:

  • Creación de una comisión mixta que debía dar resultados en un lapso de 4 años. No se alcanzó esos resultados.
  • Inicio del Protocolo de Puerto España, que dio una pausa a las negociaciones durante 12 años.
  • Una vez expirado el Protocolo de España, Venezuela inmediatamente solicitó el inicio de las negociaciones, aún cuando Guyana pedía un periodo más de pausa.
  • Se inicia con el mecanismo del Buen Oficiante. Que Venezuela y Guyana lograran llegar a un acuerdo para que el Secretario General de la ONU designara un buen oficiante tomó seis años.
  • Luego en el 2014 ocurrió el fallecimiento del Buen Oficiante.
  • En el año 2015, da un giro inesperado en la conducta del nuevo gobierno de Guyana, “en una política completamente de agresión contra nuestra Patria (…) De mentiras y falacias contra Venezuela”.
  • En el año 2017 Guyana se opuso a todo tipo de planteamiento y propuesta de Venezuela para la negociación y se dedicó a lo que se ha dedicado históricamente a dejar morir el tiempo para no llegar a un acuerdo.
  • Luego aparece la recomendación del Secretario General, en la cual se refiere a la controversia territorial, detalle muy preciso que contrapone luego Guyana, cuando en el 2018 presenta una demanda unilateral contra Venezuela para que la CIJ valide el laudo fraudulento de 1899. “En ningún caso se trata del laudo de 1899, estamos hablando del Acuerdo de Ginebra, es el instrumento que dirime esta controversia territorial, debidamente depositado en las Naciones Unidas (…) No versa sobre el laudo fraudulento de 1899, donde Guyana ni siquiera era República, era una colonia británica. Son las cosas absurdas y a la cual Venezuela se ha opuesto”.

Prensa Presidencial/ Andrelys Carrasquel/Fotos John Zerpa