Hace 162 años fallece en la población de Paita, Perú, Manuela Sáenz, patriota y compañera sentimental de nuestro Libertador Simón Bolívar, fue reconocida como heroína de la Independencia de América del Sur; también llamada por el propio Bolívar, como Libertadora del Libertador.

Nació en Quito, Ecuador, el 27 de diciembre de 1797, hija de Simón Sáenz Vergara, español, y María Joaquina Aizpuru, desde muy pequeña tenía ideales independentistas y revolucionarios, ella y su madre compartían ese sentimiento de la gesta emancipadora.

Manuelita estudió en el convento de Santa Catalina, donde aprendió a leer, escribir y rezar, para el año de 1815, a los 17 años de edad, huyó del convento, un episodio del que se sabe pocos detalles.

Posteriormente a todos los acontecimientos que marcaron no solo la vida de Manuela Sáenz, si no también la historia de la mujer latinoamericana. Esta valiente fémina, falleció el 23 de noviembre de 1856, a los 58 años de edad, durante una epidemia de difteria que azotó la región. Su cuerpo fue sepultado en una fosa común del cementerio local para ser incinerados, y evitar el contagio de la enfermedad.

Se le nombró como la Generala de división del Ejército Nacional Bolivariano por su participación en la guerra independentista, asimismo el 22 de mayo de 2007, en el marco de la conmemoración de la Batalla de Pichincha el Gobierno del Ecuador ascendió a esta guerrera al grado de Generala en honor de la República del Ecuador.

Por su parte, el presidente de la República, Nicolás Maduro, rindió homenaje a través de su cuenta oficial en Twitter, a la Generala Victoriosa de Ayacucho, Manuela Sáenz a cumplirse 162 años de su siembra.

“La Patria Grande rinde homenaje a la Generala victoriosa de Ayacucho, Manuela Sáenz. A 162 años de su paso a la eternidad, exaltamos la valentía de una mujer que luchó por la libertad y por el amor de nuestro Padre de la Patria. ¡Qué viva la Libertadora del Libertador!” escribió el Jefe de Estado en su perfil @NicolasMaduro.

Es importante destacar que los restos simbólicos de Manuela fueron trasladados por vía terrestre desde Perú, atravesando Ecuador, Colombia y Venezuela hasta llegar a Caracas, donde reposan junto al Altar Principal de nuestro Libertador Simón Bolívar ubicado en el Panteón Nacional.

Periodista: Keiviry Chirino