Se han instalado en el territorio nacional un total de 124 espacios que funcionan para la formación de las promotoras, estos están ubicados en 519 parroquias de 197 municipios, en los 24 estados del país, donde se desarrollan las diferentes jornadas implementadas por el Plan de Parto Humanizado que busca empoderar a las mujeres venezolanas.

Por su parte, las casas de abrigo, es un programa de Hogares de la Patria, de la mano con el Instituto Nacional de la Mujer (InaMujer), que brinda a las madres en proceso de gestación y lactancia, un espacio para la preparación, capacitación y recuperación del preparto, parto y postparto. Estas se encuentran dentro de las maternidades del país, o en algunos casos en los alrededores de ellas.

Cesárea una práctica poco necesaria

Estudios realizados en lo que ha transcurrido del año 2018 demuestran que más del 70% de las embarazadas en Venezuela, optan por dar a luz a su hijo mediante la intervención quirúrgica, para lo cual más del 50% de esas cesáreas son totalmente innecesarias.

Las madres que suelen preferir la intervención quirúrgica lo hacen para evitar el dolor de las contracciones del parto, o como forma de planificar la fecha de nacimiento de su bebe, sin saber que el parto natural es la manera más apropiada, menos dolorosa y que le permite un vínculo inmediato con su hijo y/o hija una vez a nacido.

El mercantilismo en partos venezolanos

Convertir el parto en un negocio que financia a la gran industria medica venezolana, es un paradigma que busca combatir el Gobierno Nacional con el Plan Nacional de Parto Humanizado.

La perspectiva mercantilista que promueve las intervenciones quirúrgicas como una necesidad primaria en las embarazadas, ha aportado una gran cifra de muertes maternas en todo el país, y por tanto, aumenta la tasa de orfandad y muerte infantil.

Violencia Obstétrica

La Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, representa un logro en materia de protección y seguridad de la mujer, garantizando el derecho a una vida libre de violencia y a su vez promoviendo la prevención, atención y sanción, eliminando las manifestaciones y prácticas que atenten con la integridad de la mujer venezolana.

En el capitulo III de esta Ley, se establece la violencia obstétrica como una forma de violencia contra la mujer:

Se entiende por violencia obstétrica la apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por personal de salud, que se expresa en un trato deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres.

Venezuela es mujer y el Gobierno Bolivariano así lo reconoce

El Gobierno Revolucionario aprobó 12 mil 090 millones de bolívares fuertes, como inicial para la incorporación de futuras madres a este programa social, y a la formación de promotoras, quienes actualmente se han desplegado a lo largo del territorio nacional, gracias a una previa campaña informativa que permitió concientizar a la población.

La decisión de dar vida a un hijo y/o una hija mediante el Parto Humanizado, es un compromiso que asume el Gobierno, a fin de brindar a las féminas gestantes del país el apoyo en todo el proceso de gestación, parto, nacimiento, postparto, lactancia materna y crianza respetuosa, respaldadas por el carnet de la patria, con el otorgamientos de bonos sociales que benefician al núcleo familiar de las madres venezolanas.

“Concebir y gestar la vida es la cosa más maravillosa, sólo ustedes pueden y si una revolución se dice cristiana y socialista, debe esa revolución cuidar de nuestros niños y niñas, desde el propio vientre de las madres venezolanas, por eso hoy nace este plan del Parto Humanizado”, Nicolás Maduro.

Periodista / Dayana Heredia