El presidente de la República, Nicolás Maduro, denunció este martes que el intento de magnicidio en su contra — hecho que ocurrió el pasado sábado— estaba planificado desde el 5 de julio.

En transmisión conjunta de radio y televisión desde el Palacio de Miraflores en Caracas, el jefe de Estado enfatizó que este hecho no se llevó a cabo ese día “porque tenían problemas con los drones”, debido a que estos no habían llegado al país.

En este sentido, enfatizó que la locación para el 4 de agosto fue confirmada a los grupos terroristas el pasado viernes, cuando se decidió no realizar el acto en Los Próceres, como es tradición en los actos presidenciales que tienen referencia a los componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ; sino en la Avenida Bolívar.

“Ellos tuvieron la posibilidad de estudiar, programar, a partir de la ubicación del acto en la Avenida Bolívar y reciben la confirmación el viernes en horas de la tarde”, advirtió.

Por otra parte, destacó el trabajo realizado por los habitantes de la zona, debido a que — detalló — mientras se desarrollaba el acto presidencial en la Avenida Bolívar , los ciudadanos notaron una conducta extraña de dos personas que se bajaron de un vehículo Chevrolet y levantaron el dron.

“¿Cómo se capturó a esta gente? Por la inteligencia popular, porque un grupo de venezolanos, de esa zona, mientras se desarrollaba el acto vieron la actitud extraña de unas camionetas que llegaron y desde donde se bajaron unos individuos extraños y pusieron unos drones en funcionamiento”, enfatizó.

“Quiero rendirle homenaje y aplauso a la valentía popular”, agregó durante la alocución.

Al respecto, el mandatario venezolano exhortó al pueblo venezolano a colaborar con los cuerpos de seguridad del Estado para capturar a todos los implicados “de este atentado fascista y criminal”.

Prensa: AVN
Foto: Prensa presidencial