Cuartel de la Montaña, Caracas.-  En el marco de la clausura del II Congreso Venezolano de las Mujeres, el presidente Nicolás Maduro recibió las propuestas que acordaron las féminas en plenarias y reuniones.

“De aquí tiene que salir el Plan de la Patria 2025, todas las metas (…), aquí está la construcción del poder de las mujeres”, aseveró, el Mandatario nacional.

Luisa Argelia Alejandro, docente de la micromision Simón Rodríguez del estado Sucre, fue la vocera que expuso las principales propuestas que acordaron las mujeres de la Patria durante el encuentro.

A continuación las propuestas hechas en las plenarias:

  • Consolidar las victorias, a través de las batalla de ideas, para la construcción de la nueva hegemonía que desmonte la cultura mediática de colonización, para así lograr la emancipación del pueblo, generando la identidad venezolana.
  • Creación de un órgano superior popular de justicia de género, como instancia que coordina de manera corresponsable, entre el Estado y el Poder Popular, para el fortalecimiento del sistema de justicia que garantice el derecho a las mujeres a una vida libre de violencia.
  • Creación de consejos de paz, en municipios y parroquias, con la participación protagónica de las mujeres en articulación con los cuadrantes de paz, constituidos por órganos policiales y el Poder Popular.
  • Promover a nivel nacional una campaña para la prevención, sanación y erradicación de la violencia de género contra las mujeres, que sea permanente.
  • Fortalecer la estructura de los Clap, a través de un plan de producción, con la participación de las mujeres, en concordancia con los planes económicos internacionales y territoriales, con enfoque feminista y construir los bancos de semilla desde las comunidades, con las mujeres como fuente de recolección.
  • Impulsar la cultura de la medicina alternativa y el cultivo de planta medicinal para garantizar la vida sana de las mujeres. Para esta actividad se busca asumir el motor turístico en las zonas de productividad para ejecutar esta actividad.
  • Reconocimiento a la propiedad y titularidad de la tierra para la mujer campesina, para el goce, el disfrute y la productividad en condición de igualdad, democratizando la tierra, para asegurar la soberanía alimentaria en los sectores rurales y la periferia de la ciudad.
  • Propiciar la soberanía farmacéutica a través de la recuperación de industria para la producción de anticonceptivos, entre otros, parar garantizar la vida de nuestras mujeres.
  • Impulsar un plan especial de siembra de algodón, para la producción de hilos y telas para la fortaleza de la industria textil a partir de la incorporación de la mujer en toda su cadena de producción, distribución y comercialización.
  • Profundizar la inclusión de las mujeres en la Milicia Bolivariana y construir la meta de un millón de milicianas y milicianos al batallón Manuelita Sáenz.
  • Crear una red de solidaridad de mujeres para combatir, todas las formas de violencias, con énfasis en migrantes, zonas fronterizas, poblaciones indígenas, en el marco de la diplomacia de los pueblos y la solidaridad internacional.
  • Articular la unión de mujeres, demás movimientos y organizaciones con la gran misión hogares de la patria, para la atención integral de las mujeres.
  • Celebrar la primera conferencia de Unamujer, el próximo 8 de marzo del 2019.
  • Reforma de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, donde se incorpore la pena máxima, en temas de feminicidios, ampliación de las penas en los distintos tipos de violencia, en especial la obstetra.
  • Creación de un plan de prevención, para embarazo a temprana edad.
  • Reforma del Código Civil venezolano, asegurando una visión de igualdad de género, en las distintas normas que regulan la convivencia civil.
  • Aprobación de una ley democrática para garantizar la paridad con alternativita entre mujeres y hombres en todos los espacios de elección popular y reimpulsar la igualdad de género en los consejos comunales.
  • Asignación de presupuestos sensibles al género en todas las instituciones del Estado, que sean supervisados por el Concejo de Estado y equidad de género.
  • Reconocimiento efectivo del aporte del trabajo doméstico a la riqueza económica de la nación expresado en el producto interno bruto, implica que el trabajo doméstico debe ser remunerado.
  • Impulsar la transformación pedagógica desde la educación inicial en los distintos niveles, para garantizar una cultura de igualdad y equidad de género.

Prensa Presidencial/ Eduardo Hueck