En el caserío Paural de Orituco, nació el 23 de octubre, Rosas Rojas, hija de Eugenia Rojas y del abogado Luis Amestói. Rosa desde joven se sintió atraída por la política, su ideales de revolución estuvieron influenciados por el general revolucionario Emilio Arévalo Cedeño, quien paran ese entonces se oponía al gobierno del dictador Juan Vicente Gómez.

Esta luchadora participó en la resistencia contra la Gómez en Venezuela, crio a ocho hijos: Ismenia Soto de Machado, Víctor Ramón Soto Rojas, Fernando Soto Rojas, Zoila Soto Rojas, Mirna Soto de Hernández, Pura Soto Rojas, Víctor Manuel Soto Rojas.

La travesía de esta madre inició cuando recorrió todo el país en la búsqueda de su hijo Víctor Ramón Soto Rojas, joven revolucionario que perteneció al Movimiento de Izquierda Revolucionaria, quien durante el gobierno de Acción Democrática, Raúl Leoni fue victima de torturas, asesinato y desaparición.

Para el año de 1964, fue cuando detuvieron al joven Víctor en una alcabala de la Guardia Nacional a la entrada de Altagracia de Orituco, tiempo después lo trasladaron a San Juan de los Morros, donde fue sometido a torturas, y luego lo transportaron al Regional N° 5 de la GN en El Paraíso, Caracas.

La señora Rosa, en el año 2003 narró la desaparición de su hijo durante una entrevista realizada por Aldemaro Barrios Romero donde contó la travesía que había vivido en la búsqueda de Víctor, donde expresó: “Mi hijo se había graduado de sociólogo en la Universidad Central de Venezuela, tenía 30 años más o menos y yo le celebré ese grado bien bueno, se lo celebré allá en Altagracia con todos sus compañeros de estudio, con fiesta, comida, fue muy alegre”.

También la esta madre adnegada, recordó cuando un militar se le acerco y le confeso que no siguiera buscando a su hijo ya que el mismo lo había asesinado y lanzando de un helicóptero, siguiendo las instrucciones del gobierno de Raúl Leoni.

Ese militar fue muy bueno, porque me dijo que no lo buscara más, pero no me acuerdo de su nombre, mi esposo se puso bravo porque ese militar me pidió un abrazo y yo se lo di, mi esposo me dijo tú has debido meterle un tiro a ese carajo y no darle un abrazo. ¡No!, si me sacó de dudas porque yo vivía buscando a mi hijo por donde quiera” comentó Rosa.

A partir de ese momento fue cuando Doña Rosa dejo de buscar a su hijo y de publicar anuncio en los periódicos, lo único que supo fue su hijo lo había matado el Gobierno de Raúl Leoni y Acción Democrática.

Para el año de 2005 la Asamblea Nacional reconoció a Doña Rosa como “Madre Ilustre” por su dedicada trayectoria en la lucha revolucionaria, esta luchadora murió el 21 de marzo de 2008, a los 102 años de edad.

Periodista:Keiviry Chirino

Diseño: Jeacker Arevalo