(Caracas, 06/08/2019).- Hace 206 añosSimón Bolívar entró triunfalmente en Caracas, desde la población de Cúcuta, en la Nueva Granada, coronando con éxito la Campaña Admirable, dando inicio a la Segunda República de Venezuela y obteniendo el título de Libertador.

Esta gesta militar se le conoce como Campaña Admirable, en virtud de la velocidad de los avances y de la efectividad de la organización de las columnas comandadas por Atanasio Girardot José Félix Ribas.

 Todo se inició con la toma de la ciudad de Ocaña el 8 de enero de 1813, continuando con una serie de enfrentamientos en Tenerife, Plato, Zambrano, Mompós, Guamal, Blanco, Chiriguaná y Tamalameque, que abren el acceso al río Magdalena y por ende las comunicaciones con la capital.             

Bolívar logra una primera autorización del Gobierno bogotano para ingresar con sus tropas hasta La Grita, lo cual no colmaba sus aspiraciones. Inmediatamente escribe de nuevo explicando sus razones para ingresar a Venezuela sin limitaciones, y es respondido con un nuevo permiso que lo llevaría hasta las poblaciones de Trujillo y Mérida.

En la espera de la respuesta del Gobierno neogranadino planificó la campaña que tendría en principio dos vertientes, pero que después simplificó, dada la urgencia que tenía de limpiar de realistas ese territorio y de abrirse paso hacia la capital venezolana.

Bolívar, mientras esperaba respuestas del gobierno neogranadino, trazó una ruta que  salió de Cúcuta a San Cristóbal, de allí a La Grita, continuando hacia Mérida y Trujillo. El itinerario se cumplió tal como estaba programado para la división comandada por Bolívar, quien, al llegar a Trujillo, decretó la Guerra a Muerte, que en principio había iniciado Antonio Nicolás Briceño, con la toma de la ciudad, la muerte de dos ancianos españoles en Mérida y la publicación de un documento donde ordenaba la muerte de los europeos.

El ejército fue organizado por Bolívar en dos columnas. La primera, dirigida por Atanasio Girardot, teniendo como segundo a Luciano D’Elhuyar.

La otra columna estuvo comandada por José Félix Ribas, quien contó como mayor general a Rafael Urdaneta y como comandante de artillería a José Tejada.

Bolívar, por su parte, marcha hacia Tinaquillo para enfrentar al realista Julián Izquierdo. Éste, quizás buscando un lugar más propicio para enfrentar a Bolívar, retrocedió, siendo encontrado en Taguanes, donde fue derrotado con un ataque de infantería y caballería que lo envolvió, perdiendo su vida y la de la mayoría de sus soldados.

Con esta batalla y el retiro de Monteverde de Valencia, se despejó el camino de Bolívar hacia la capitulación que se firmó en La Victoria el 4 de agosto. Dos días después ingresa a Caracas en medio de una gran algarabía y de honores civiles y militares que se rinden a los libertadores.