Ginebra,24/04/2020.- La Alta Comisionada Adjunta de Protección en ACNUR, Gillian Triggs, advirtió que medidas como de confinamiento o aislamiento, junto a la crisis económica que ya se percibe, han disparado el riesgo de sufrir abusos entre la población refugiada, solicitante de asilo y desplazada forzosa.

Aseguró que las mujeres y niñas son las más vulnerables, expuestas a un incremento de la violencia machista, la prostitución y los matrimonios forzosos.

Explicó que las medidas de confinamiento podrían estar generando un aumento en violencia sexual, doméstica e incluso en explotación de los más jóvenes.

«El impacto del coronavirus es especialmente dramático en los vulnerables y de forma muy particular en los refugiados, en los solicitantes de asilo y la gente que se ha visto forzada a abandonar sus hogares», agregó.

Ante los riesgos que corre este tipo de población, Triggs pidió a los gobiernos políticas de inclusión y un liderazgo que evite la estigmatización de estos colectivos.

Y Venezuela es uno de los países que se ha adelantado al llamado de la titular de la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, ya que al momento de que el presidente Nicolás Maduro decretada la cuarentena social ya se había establecido una vasta campaña de prevención de la violencia doméstica, la cual se está llevando a cabo desde el Ministerio de la Mujer e Igualdad de Género conjuntamente con otras instituciones del Estado y despachos gubernamentales, precisamente para proteger y garantizar los derechos de las mujeres venezolanas a una vida libre de violencia.

Con información de la Agencia de Noticias EFE