Caracas, 25/11/2019.- El 25 de noviembre es considerado en la mayoría de los países del globo terráqueo como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer o Día Internacional de la No Violencia de género, de acuerdo a una resolución de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, ONU.

Los antecedentes de esta resolución remontan al año 1981 cuando en una reunión del Movimiento Feminista Latinoamericano y del Caribe, celebrada en Bogotá, Colombia, se decidió recordar el asesinato de las hermanas Mirabal, (Patria, Minerva y María Teresa) unas activistas políticas de República Dominicana a manos de militares leales al dictador Rafael Leónidas Trujillo.

Las hermanas Mirabal, que eran apodaban como “las mariposas” se oponían al gobierno dictatorial de Trujillo y el 25 de noviembre de 1960 cuando regresaban de visitar en la cárcel a sus esposos fueron interceptadas por una patrulla militar, que luego de detenerlas, las violaron y asesinaron, colocando sus cuerpos en su propio vehículo para posteriormente lanzarlo por un despeñadero para simular un accidente.

En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer tomando en cuenta el pedido del Movimiento Feminista Latinoamericano y del Caribe que ya celebraba la fecha.

La Onu en su declaración definió a la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”.

Posteriormente en el año 1999, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, en su reunión del 17 de diciembre, acordó designar el 25 de noviembre como, para invitar a los gobiernos, organizaciones internacionales y entes no gubernamentales a realizar esfuerzos para concientizar a las personas acerca de esta problemática que violenta en todas las formas los derechos humanos y que provoca incluso el delito del femicidio o la muerte de mujeres por su condición.

OTRO ANTECEDENTE DE LA LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

El uso del color morado como símbolo de la lucha contra la violencia contra la mujer o violencia de género se vincula al recordatorio del fatídico crimen a la que fueron sometidas 129 mujeres a manos de su empleador en la fábrica de textiles Cotton New York, quienes en 1908 realizaban una huelga reclamando mejoras en las condiciones de trabajo.

El dueño de la fábrica decidió encerrar al grupo de mujeres en la fábrica y le prendió fuego, asfixiando y quemando a las mujeres allí encerradas.

Ese día las costureras tenían que trabajar con telas de color violeta, y el humo que salía de la fábrica, y que podía apreciarse a varios kilómetros de distancia, era de ese color.

Su recuerdo dio lugar al Día Internacional de la Mujer.

Después de proclamarse en 2010 a nivel mundial, la primera celebración del Día Internacional de la Mujer se hizo real el 19 de marzo de 1911 en Europa y progresivamente su conmemoración se fue extendiendo a todos los países.

Otra explicación del uso del color violeta o morado para conmemorar el día de la no violencia contra la mujer es más del concepto feminista que intenta reivindicar la igualdad entre hombres y mujeres.

Esta tesis plantea que el color violeta surge de la mezcla del color azul que identifica la masculinidad y el rosado que representa la femineidad, resultando el color violeta, el color de la igualdad.

Prensa Inamujer