A finales del siglo XIX, la Revolución Industrial marcó un periodo histórico que transformó la economía y el modo de trabajo desde el siglo XVIII. Sin embargo, muchas mujeres eran explotadas en una brica clandestina, a un paso de la esclavitud, donde no existía ley que protegiera a las trabajadoras de la época.

El 8 de marzo de 1857, manufactureras de la industria textil salieron a las calles de Nueva York, Estados Unidos, para protestar contra las precarias condiciones laborales y exigir una reducción de la jornada de trabajo, esta fue una de las primeras manifestaciones masivas, que se dio para defender los derechos de la mujer. Desde entonces, distintos movimientos sociales se han movilizado a partir de este momento.

En 1910 durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, realizada en Copenhague, Dinamarca, con la asistencia de 100 mujeres procedentes de 17 países, se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. En esta lucha destacan mujeres como Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo. No fijaron una fecha concreta, pero sí el mes: marzo.

Años más tarde, el Día Internacional de la Mujer, fue proclamado por las Naciones Unidas en 1975, en conmemoración ha esas heroínas que alzaron su voz en defensa de los derechos de las mujeres. Venezuela es uno de los primeros países del mundo en contar con un texto constitucional donde incluye los derechos, transversalizado de la mujer, en lo jurídico, familiar, social, económico, político y cultural.


La  Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, es el instrumento legal que actualmente se encuentra en debate  para darle mayor fuerza de justicia y legalidad a la defensa de la mujer violentada, y evitar cualquier tipo de injusticia.

Gracias al Gobierno Nacional, existe un ministerio que presta apoyo a las féminas como el Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género (Minmujer), sus entes adscritos y diferentes programas sociales que brindan atención e inclusión en diversos ámbitos e impulsan el desarrollo y la independencia económica de la mujer. 

Prensa Inamujer/ Merlyn Márquez

Fotografía/ Web